Vivimos en tiempos de disrupción

Hace muy poco escribí un post sobre la disrupción en la industria de los pagos con el objetivo que todos seamos conscientes de sectores que viven un total cambio y pensemos si en nuestro sector hay visos de giros radicales en los próximos años.

A raíz del éxito del post he decidido pensar en otras industrias donde se están desarrollando muchos cambios y plantearlas de forma breve para que todos reflexionemos, nos demos por avisados y seamos capaces de anticiparnos al futuro.

Es por ello que resumo a continuación algunas ideas sobre disrupción y seguro que nos podrán salpicar al resto pronto, posiblemente antes de lo que pensamos.

Viajes. No voy a entrar a contar la historia de la desaparición de las agencias de viajes, del modelo low cost, de la cantidad de portales que hay e incluso de los comparadores de precios en internet (muchos de ellos presentes en otros negocios como seguros o banca).

Lo que importa ahora es la opinión del cliente. El otro día me fijé que en una agencia de viajes donde las dos personas que había (libres en ese momento) estaban consultando Tripadvisor (la página donde todo el mundo puede opinar sobre un hotel). Entiendo que estaban estudiando valoraciones de clientes en hoteles concretos para ser conocedoras de primera mano de toda esta información e imagino poder suministrarla al cliente final.

El modelo de Tripadvisor está llegando a otros sectores de consumo como electrónica pero estoy seguro que llegará a otros negocios más tradicionales en los próximos años. ¿estamos preparados para ello?

Las películas. Los videoclubs han desaparecido. Y durante un tiempo la industria se ha debatido entre las distintas opciones que tenían para intentar distribuir su contenido. El futuro parece claro, la gente está dispuesta a pagar dinero, no mucho, por alquiler de películas así que la tendencia es alquilar películas. Un par de ejemplos Apple y Telecinco.

Está comprobado que los bits de música se pueden cobrar (caso Itunes), los bits de aplicaciones también y los siguientes son las películas. ¿quedará algún bit libre susceptible de ser cobrado a bajo precio?

La moda. Nadie está dispuesto a dejar de consumir, todo el mundo quiere renovar armario temporada a temporada y lo que pasa es que la gente está dispuesta a pagar menos precio. De ahí que los outlets online arrasen y también las políticas de bajos precios en el comercio minorista. Os recomiendo leáis el artículo negocios que florecen en crisis de Popmk

Los smartphones. Son la fiebre actualmente. Nadie quiere perder su conectividad y la cuota de los smartphones y de líneas 3G crece de forma vertiginosa. ¿qué será lo siguiente? La conectividad del coche, de las neveras y otros electrodomésticos.

Los tablets. La segunda fiebre. ¿por qué? Porque son simples, un botón y encendidos, buscamos comodidad y simplicidad. ¿fue Philips visionaria hace unos años con su Sense and Simplicity? ¿es tu producto sencillo de usar?

La actitud verde. Todo el mundo quiere ser eco-friendly ¿pero es verdad? De este tema he escrito mucho en el blog y seguro seguiré escribiendo pero todavía faltan dosis de realidad y de verdad en estas actitudes ecológicas de muchas industrias. ¿nos estamos preparando?

En definitiva todo está cambiando mucho más rápido de lo que nos parece y tenemos que ser conscientes de ello y sobre todo actuar. Suerte y visión para todos, por lo menos para aquellos que habéis llegado al final de este post y que por supuesto podéis enriquecer en los comentarios o allí donde consideréis oportuno.

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 0.0/5 (0 votes)
Comparte este post en las redes sociales!
    • http://www.javierregueira.com javier regueira

      Interesante. Yo creo que hay un elemento común a todos estos sectores que resulta imprescindible al nuevo consumidor para empatizar: la sinceridad. Ej. de acuerdo contigo en que lo eco-friendly es un insight ganador a futuro, siempre y cuando se perciba que hay una implicación real y no solo una pose publicitaria detrás. Todas las eléctricas, por ejemplo, nos cuentan la misma película de sostenibilidad y soy de los que piensan que ya no se la cree nadie. Saludos.