Uber y Airbnb nos enseñan a transformar un modelo de negocio tradicional y las oportunidades

airbnbuber

El fenómeno de la disrupción tecnológica avanza a pasos agigantados y después de transformar la industria de la música, los libros, los periódicos,… en general todos los contenidos le está tocando el turno a las cosas más tangibles. Todo aquellos sectores que podían ser digitalizados y donde tener algo físico ya no aporta mucho valor ya han pasados por el tamiz de lo digital, y me refiero a servicios como los seguros, los viajes o las entradas, donde ha habido vencedores y vencidos.

La banca también está muy pendiente y hasta el presidente del BBVA, Francisco González no se corta a la hora hablar de la amenaza que suponen grandes gigantes tecnológicos como Google pueden mover ficha. De hecho ya lo están haciendo de algún modo y Paypal ha sido el ejemplo más importante de cómo en una industria manejada por gigantes hay huecos que se han sabido aprovechar. Monederos electrónicos, crowfounding, banca P2P,… son proyectos que se van haciendo su hueco poco a poco.

Además las tendencias hacen que cada vez más las personas quieran disfrutar de algo sin tener que poseerlo y eso ha hecho que florezcan negocios como el alquiler de bicicletas, el carsharing, o casos como Airbnb para obtener ingresos extras alquilando algo que tienes vacío.

Sobre Uber y citando a Julio Alonso “el fenómeno Uber se puede resumir como “El fundamento económico de esto es que se aprovechan dos activos que sin la tecnología era difícil aprovechar: el tiempo libre de individuos que no son taxistas profesionales y sus vehículos privados”. Con Uber y Airbnb se ha abierto el melón del desarrollo de plataformas para compartir activos ociosos y es muy probable que veamos en los próximos meses otras plataformas para compartir otro tipo de activos como por ejemplo los garajes, las oficinas, locales e incluso plantas industriales.

En el mundo de los garajes esta semana se anunciaba la inversión de Lanzadera en un proyecto llamado Apparcando, una App que gestiona el alquiler por horas de plazas de aparcamiento privadas durante el tiempo que sus propietarios no las utilizan. Generando un beneficio mutuo: el cliente aparca más cerca de su destino y con menor coste y el propietario obtiene unos ingresos extras. Las grandes concesionarias de garajes en centros de ciudades ya deben estar estudiando el caso.

airbnbuberEn el mercado de las oficinas, donde cada vez está más de moda compartir y alquilar por horas falta por ver un proyecto de referencia. Y los mismo podría suceder con locales comerciales que sólo funcionan bien durante unas horas, e incluso plantas industriales en épocas de subjetividad. Este mercado crece cada día, de hecho en Estados Unidos ya más de 80 millones de personas han compartido algo, y ante mercados con tanto potencial lo normal es que sigan surgiendo nuevas plataformas.

Uber, Airbnb son sólo dos ejemplos de transformación de un modelo de negocio con algunas ineficiencias y oportunidades que gracias a la implantación de la tecnología llenan huecos ociosos aunque sea a menor coste. De hecho esta ha sido la base de los precios dinámicos en muchos sectores empezando por la propia hostelería, los precios para completar capacidad han llegado a prácticamente todos los sectores. Airbnb es una vuelta de tuerca a la propia distribución de habitaciones que gracias a internet cambió radicalmente hace ya años. Esto no ha hecho nada más que comenzar, la cuestión es prepararse y adelantarse a ello.

1 comentario

  1. De esta manera se demuestra que en el mundo actual de los negocios hay que ser atrevido y arriesgarse con cualquier idea loca. Obviamente, hay que aterizarla primero.

Deja un comentario