Tomarse una clara, misión imposible

En verano una de las bebidas reina es la clara de limón o de gaseosa y en cualquier bar de toda la vida si pides esta bebida te la ponen sin problemas. Por el contrario en otros establecimientos hosteleros tipo cadena o franquicia es realmente complicado tomarse una clara.

En estos lugares si quieres tomarte una clara te tienes que pedir por una parte una cerveza y por otra la gaseosa (si la tienen) o la fanta de limón y pagar las dos bebidas por separado. ¿tan difícil es satisfacer al cliente y venderle lo que quiere?

Entiendo que en estos lugares los procedimientos son facturar por bebidas completas y quieren evitar descuadres de ventas e inventario echando el típico chorrito de gaseosa o limón a una clara, pero seguro que alguien podría inventar algún sistema para poder valorar estas ventas perfectamente y así poder vender este típico producto veraniego.

Seguro que entre vosotros hay alguna mente pensante que puede ayudar a los ejecutivos de estas cadenas. Pensando rápido creo sería muy fácil dividir un botella de un litro de gaseosa en diez unidades y cada vez que se factura una clara descontar 100 ml del inventario. Si luego descuadra un poco, no creo que sea una ruina.

También esta la opción de pedirte algún producto que ya esté mezclado de fábrica, pero claro no es lo mismo, no tiene el mismo encanto.

Comparte este post en las redes sociales!

    5 Comments

    1. Vender minidosis para hacer claras.

    2. Desde el punto de vista de una empresa grande, donde todo esta prediseñado, preorganizado y con una jerarquía muy definida, que te hagan esto es lo más común.

      No generalizo, pero como comentas, es lo más probable.

      Para eso y moviendo un poco el tema, lo mejor es tomarse esa clarita en un lugar que conozcas, ese rincón personal.

    3. José Manuel

      Es curioso porque en algunos de estos establecimientos puedes tomarte una copa de vino.
      Pero, Carlos tiene razón: VIVA EL BAR DE TODA LA VIDA, que sin power point, es capaz de satisfacer mejor las necesidades del cliente y adaptarse a…”las temperaturas”

    4. David

      Hay empresas que aunque insistan los clientes no le ofrecen el producto que quieren…. ¿no parece el mundo al reves?

      Creo que se asemeja este caso al que yo vi el otro día. Un kiosco en frente de una Delegación de Haciendo que puso un cartel “No hago fotocopias”, por la ingente cantidad de clientes que lo pedían.

    Leave a Reply