La inflación casi me impide merendar

Ayer paré en una gasolinera a merendar algo, el problema vino cuando miré mi cartera:

Llevaba 23 dólares, 42 libras y 1,20 euros. Pensé que con 1,20 euros podría comprarme un helado o algo de chocolate.

Entré decidido a poder comprar algo pero mi sorpresa fue cuando me vi que con 1,20 euros no podía pagar casi nada. Me entró una especie de sensación de ansiedad , me empezé a dar cuenta de lo caro que está todo.

Dos donuts sólo costaban 2,50 euros, Un calippo (helado compuesto de hielo y polvo) 1,70 euros (casi 300 pesetas de las de antaño), un bollicao 1,50 euros, una caña de crema 1,70 euros,… no quería pagar nada con tarjeta y me volví loco para encontrar algo que comprar con 1,20 euros (doscientas pesetas). Al final me compré un huesito que me costó 0,70 € y pude saciar temporalmente mi apetito.

Tengo claro que en las tiendas de conveniencia hay que pagar algo más que en otros lugares, pero esos precios me parecieron increíbles. La vida ha subido mucho, y parece que va a subir más con la situación económica que tenemos actualmente, no creo que medio punto de incremento en los tipos de interés frene esta espiral inflacionista.

El próximo día me llevaré un bocadillo de casa, como cuando iba al cole.

2 comentarios

  1. Pues acaban de anunciar un IPC por encima del 5.
    Y lo peor está por llegar.
    No sé cómo vamos a estar en Septiembre…

  2. Ainsss y yo con el salario minimo
    … esto ya no es apretarse el cinturon es estrujarse…

Deja un comentario