Dior rejuvenece demasiado a Sharon Stone

Hace unos días me fijé en una campaña de Dior en una parada de autobús con la fotografía que abajo incluyo. Me llamó la atención porque no conseguía averiguar cual era la famosa protagonista de la campaña, pensé que sería un nuevo talento.

Sharon Stone

Pues me equivoqué y la de la fotografía no es ni más ni menos que Sharon Stone aunque algo retocada porque parece una joven de veinte años aunque realmente tiene cincuenta.

Creo que la exageración en este tipo de campañas puede ser contraproducente y puede restar credibilidad a una marca, pero no es ni la primera ni la última vez que el retoque enmascara la verdad.

El pastel del mercado que representan las mujeres maduras y con un nivel adquisitivo medio-alto lleva a las marcas a buscar desesperadamente productos dirigidos a ese segmento y campañas de comunicación que empujen a la compra de los mismos.

Sharon Stone posee muchas de las buenas cualidades que a muchas mujeres de las que se encuentran en ese segmento le gustaría tener y por ello es un buen reclamo publicitario, pero me parece que en este caso se ha exagerado un poco ocultando la verdad.

3 comentarios

  1. JuanLuis dice:

    Tres pueblos, se han pasado tres pueblos 😉

    Y estoy de acuerdo contigo, este tipo de campañas se alejan de la sinceridad y caen en la categoría de engaño. No sé si les es rentable o no, pero la firma tendrá que sacarle rendimiento a sus actuales clientes. Los futuros están aprendiendo de como se las gasta la empresa, cuando sean público objetivo, tendrán menos posibilidades de venderles la moto.

    Un saludo, Javi

  2. Cada día siento más rechazo a la utilización exagerada de retoque gráfico a las modelos usadas para campañas de productos de belleza. Concuerdo en lo que dices, el retoque exagerado le resta mucha credibilidad al producto y más aún, se genera más “rechazo” a los publicistas.

    Saludos!

    Paraíso Publicitario

  3. Diana dice:

    No creo que parezca de 20 años, parece de 50 con una reestirada… es lo peor, para mi nisiquiera es creible

Deja un comentario