Cómo comunicar sin vender humo en el intento

comunicacion

La comunicación en entornos profesionales tiene temporadas en las que se ponen de moda palabras, que la mayoría de las personas no saben explicar que significan pero las dicen. Ahora está muy de moda hablar de valor, crowdfounding, organigrama horizontal, marca personal, engagement, remarketing, marketing de contenidos, branded content,… seguro que las has oído mucho últimamente y seguro que además a ti te han tratado de vender alguna moto con nuevas palabras.

El problema es que muchas de estas palabras pierden valor conforme se usan de una forma no apropiada o no se saben explicar bien pierdes gran parte de tu credibilidad; así que antes de meterte en camisas de once varas y dar la sensación que estás vendiendo humo te recomiendo que piensen muy bien qué dices y como lo dices.

Antes de nada tienes que ser consciente que cada proceso de comunicación debería requerir de una preparación qué te permitirá hacerlo cada vez mejor. Yo he visto a grandes profesionales de los que he aprendido mucho preparando muy bien cada momento en el que iban a comunicar. En esa preparación debes pensar cual es el mensaje a transmitir, quien es tu audiencia y qué lenguaje vas a utilizar.

Cuando piensas el mensaje a transmitir ten en cuenta que una persona no tiene una capacidad de retención de todo lo que dices, así que piensa cuales son los objetivos principales y como los vas a decir. Piensa en tu audiencia, que no siempre es la misma y está igual de preparada para acercar ese mensaje de la forma más adecuada a la audiencia, trata de averiguar si entienden, y si no (que suele suceder), prepárate para poder explicar con más detenimiento lo que no han entendido.

En función de esa audiencia, que de antemano y gracias a la preparación deberías saber quien es prepara tu lenguaje y adapta tu comunicación en función de ellos. Refuerza con tu experiencia y con ejemplos las claves de tu mensaje, en muchas ocasiones las personas se quedarán más con esos ejemplos que con la teoría pura y dura, así que combina en tu comunicación la teoría y la práctica. Observa la comunicación no verbal de tu interlocutor, su cara, sus movimientos, sus posturas; con eso lograrás saber si de verdad te están entendiendo.

Y cuando acabes analiza: ¿ha llegado tu mensaje? ¿te han entendido? ¿has logrado el impacto esperado? Con eso podrás preparar y mejorar la siguiente vez que tengas que comunicar algo.

Si tienes algún consejo para reforzar este post de comunicación estaremos encantados de escucharlo.

Deja un comentario