Coca-Cola lanza su campaña contra el sedentarismo para aumentar las ventas de productos con menos calorías

Coca Cola

Coca-Cola reacciona con una potente campaña de publicidad ante la tendencia creciente de ataques por parte de distintos colectivos sanitarios y gubernamentales al incremento de la obesidad por culpa de la gran cantidad de azúcar que tienen las bebidas refrescantes. A modo de ejemplo recientemente se ha prohibido la venta en Nueva York de refrescos de gran formato.

Las bebidas refrescantes corren el peligro de ser las compañías tabaqueras de hace 10 años y Coca-Cola es la primera en reaccionar a nivel de comunicación.

Coca-Cola de este modo se convierte en un gran promotor de la vida saludable que puede reforzar incluso su posicionamiento por la felicidad, pero cambiar los hábitos de consumo no es fácil y ese es el gran reto, transformar sus ventas de productos con alto contenido calórico en ventas de otros productos más ligeros por si en algún momento pasa como en Nueva York y el gobierno empieza a limitar las bebidas con mucho azúcar.

La compañía lleva varios años preparándose para este momento y en su creciente portfolio de producto las ventas de los productos sin calorías representan el 24,8% de sus ventas según datos de Nielsen (sin incluir el agua) y como ves están experimentando un gran crecimiento, sobre todo por el éxito de Coca-Cola Zero.

La campaña de comunicación, que se estrenó ayer tendrá una duración de más de dos meses, está compuesta de dos spots que se emitirán en TV, publicidadexterior a través de LEDS, gráficas en prensa escrita y acciones online a través de los canales habituales –se crea el hashtag #ysinoslevantamos- y a través de la una web específica y contará con un presupuesto de 6 millones de euros.

La estrategia de producto y ahora de publicidad ha sido acompañada por una fuerte promoción indirecta de un estilo de vida saludable con su apoyo a 17.000 eventos deportivos cada año que llegan a más de 3 millones depersonas, como por ejemplo la Copa Coca-Cola, una competición que se ha convertido la colaboración con la Carrera Popular del Corazón, de la Fundación Española del Corazón y la Sociedad Española de Cardiología.

Conseguir cambiar lo hábitos de consumo, no se consigue únicamente con una campaña de publicidad y además deben estar pensando en acelerar el cambio en su portfolio hacia productos con menos calorías antes que sea tarde, además de ellos muchas otras grandes multinacionales deben empezar a reaccionar y trabajar rápido porque tras controlar el tabaquismo las autoridades sanitarias mundiales han puesto el punto de mira en la obesidad.

Deja un comentario