Comprando marca blanca con un bolso de 600 €

Los profesionales del marketing siempre han tratado de estudiar y segmentar a las personas en diferentes niveles y actuar de forma diferente hacia cada uno de ellos. Las marcas de este modo buscaban su público objetivo y orientaban sus productos y acciones a cada uno de ellos. Estos niveles eran estáticos, es decir las personas de cada nivel tenían unos patrones de comportamiento y de consumo similares.

Ahora esto ha cambiado, no hay niveles, cada persona establece una escala de valores de consumo dependiendo de muchísimas más variables que su nivel de renta. Por ejemplo hay personas que son capaces de gastarse 600 euros en un bolso de Carolina Herrera y después ir a un supermercado y comprar un elevado porcentaje de productos económicos. Para ellos es muy importante la imagen personal y por eso gastan más dinero en moda que en alimentación.

Las marcas de lujo han incrementado sus ventas en los últimos años por este tipo de comportamientos unido a que el bajo precio del dinero ha favorecido el aumento de créditos para comprar productos como coches (BMW, Audi,…). Al mismo tiempo se han reproducido numerosos modelos que apuestan por precios bajos y se llenan (Zara, Ikea, Lidl, Outlets,…)

Este tipo de comportamientos ya ha sido calificado como new luxury por algunos o como clientes híbridos por otros. Un fenómeno interesante sobre el que estudiar y trabajar en los próximos años.

Más información: Nuevos lujos: marcas caras que cuestan poco, Nace el cliente híbrido,Trading Up: Drive BMW; Shop Costco y En Mercedes al Día

Deja un comentario